Ruta 3 - Las Pilas (Medina Sidonia, Alcalá de los Gazules)

Usar puntuación: / 5
MaloBueno 

Información

Distancia: 46,5 Kms.

Dificultad: Grupo de estrellas. Aparecen tres iluminadas para representar que la difitultad de la ruta es tres.

Calificación: Grupo de estrellas. Aparecen tres estrellas iluminadas para representar que la calificación de la ruta es tres.

Cartografía: hojas 106941, 106942, 107012, 107013, 106943 y 106932.

Acceso a Pedometer

Tracks y Waypoints

Rutómetro

Google Earth

Perfil y Mapas

Zona: Medina Sidonia, Alcalá de los Gazules.

 

Descripción:

El único momento especialmente complicado es la travesía del arroyo Salado. En época de lluvias la dificultad es mucho mayor, pues la cañada que baja a la Encrucijada de las Porqueras se pone imposible.  La subida final a Medina es dura.

 

Se trata de un recorrido variado. Se sale de la hermosa población de Medina-Sidonia, se pasa por la cantera de las Pilas, y pedaleamos por una zona de monte bajo bastante solitaria hasta llegar a la Ermita de los Santos de Alcalá, emplazamiento de piadosa devoción popular. Al regreso, pasamos por la finca de Las Cobatillas, utilizamos una parte del Corredor Verde Dos Bahías y llegamos hasta la ermita de los Santos de Medina, lugar de larga tradición histórica, ya que es una de las iglesias consagradas más antiguas de Andalucía (s. VI).

 

Salimos de la Plaza Alta de Medina Sidonia, junto a la Iglesia y el Castillo. Nos dirigimos hacia el norte pasando bajo el arco de la antigua cerca y ya en la carretera que circunvala la población, nos dirigimos hacia la derecha. A 100 metros, nos desviamos a la izquierda por una pista asfaltada en fuerte descenso. A 200 llegamos a una bifurcación. A la izquierda señala hacia un camping. Tiramos a la derecha en bajada por donde pone “carretera cortada”  (K.0,5) 

 

El descenso sigue siendo vertiginoso, con algún bache peligroso y llegamos a una carretera (K.3,5) 

 

Sin necesidad de salir al asfalto tiramos a la derecha hasta una rotonda que vemos enseguida. Tiramos a la derecha por la carretera, bastante trecho por el camino lateral hasta llegar al desvío a la izquierda a la cantera Las Pilas (K.4,1)

 

Cogemos por este pista asfaltada tranquila y que sube suavemente hasta la cantera. Por esta zona, podremos ver el Castillo de Torrestrella,  hacia la izquierda (K.9,7)

 

Tomamos el camino central de la cantera. Es conveniente hacer este recorrido en Domingo, para que no haya trabajo en la cantera ni camiones enormes pasando continuamente. El camino que nos interesa toma dirección norte, a la izquierda de donde veníamos y muy ancho. Creo que no tiene pérdida. Continúa hasta la mina propiamente dicha, con su enorme agujero central (K.10,4)

 

La rodeamos hasta ver un camino que se desvía hacia la derecha, es posible que haya que abrir una portilla (K.11,2) 

 

Este camino, en peor estado, continúa en bajada, 5 % en 2 K, en una zona un poco salvaje y rompepiernas, marchando al lado del arroyo Salado hasta llegar a la encrucijada de las Porqueras. Esta última zona se pone imposible con las lluvias. En una ocasión, tardamos ¡dos horas en recorrer 3 Kms! Quizá haya que atravesar alguna portilla (K.15) 

 

En dicha encrucijada, tenemos que girar a la izquierda, y enseguida apartarnos del camino hacia la izquierda, aunque parece que no hay camino y por un sendero un poco técnico bajar al arroyo y atravesarlo (cuando se pueda). Al otro lado seguiremos por un terrible camino lleno de piedras entre vallas, muy estrecho y poco usado. Mejora después y llega a un camino en el que giramos a la derecha y enseguida a otro más importante, que es la pista a las Cobatillas, en donde giramos a la izquierda. Yo no he ido por este trozo, aunque me han dicho que se puede (K.17,9) 

 

El camino sube suavemente (3%). Ignoramos un camino que surge a la derecha y ya casi al final, en un cruce hay que girar a la derecha, llegando enseguida hasta la Ermita de los Santos de Alcalá (K.20)

 

Después de una visita a la Virgen, para el regreso, tomamos por el mismo camino hasta el cruce donde estuvimos, a 2 K, y ahora seguimos recto hasta el cortijo de Las Cobatillas (K.23,5)

 

Al llegar al cortijo, giramos a la derecha y llegamos hasta la encrucijada de las Porqueras, donde ya estuvimos (K.26)

 

Ahora seguimos recto por una pista en muy buen estado, que sube suavemente hasta el cortijo de Vacargado (K.31,3) 

 

Ya en bajada vertiginosa, hay que tener cuidado para no pasar el cruce de una cañada, que debemos coger hacia la derecha. Si siguiéramos recto llegaríamos a la carretera Medina - Benalup (K.34,8) 

 

Se trata del Corredor Verde 2 Bahías, que han arreglado y se encuentra en buen estado. Al fondo, vemos la población de Medina Sidonia en alto. A menos de 1 Km., podemos acercarnos a la venta La Cabrala a nuestra izquierda (K.36,3)

 

El camino pasa después por dos puentes romanos, en regular estado de conservación y llega hasta un aparcamiento junto a la carretera (K.39,5)

 

Poco después, hay que pasar al otro lado de la carretera, por un camino en peor estado, en paralelo al asfalto, hasta que veamos una cañada a nuestra izquierda para desviarnos, con un cartel del Corredor Verde (K.40,7)

 

Por ese camino llegamos a una carretera (K.42)

 

Tomamos hacia la izquierda, con cuidado pues tiene más circulación, aunque podemos ir por el lateral casi todo el tiempo. Veremos a nuestra derecha en un pequeño promontorio, una construcción con una torre. Se trata de la Ermita de los Santos Mártires, que merece la pena visitar, pues se trata de un lugar con mucha historia. Carlos, el ermitaño que vive allí, nos la podrá enseñar (K.43,5)

 

Siguiendo por la carretera llegamos hasta la rotonda y a nuestra derecha el Ventorrillo del Carbón (K.44,5)

 

Desde el ventorrillo cogemos hacia Medina Sidonia, por un sendero junto a la carretera. A unos 250 m., cuando la carretera hace una curva a izquierda, cogemos por una pista asfaltada que sale a la derecha y que sube duramente (un 12%) y con poca circulación, hasta llegar a las primeras casas del pueblo  (K.45,5)

 

Callejeando por Medina y siempre en subida llegamos hasta la Plaza Alta de donde habíamos salido (K.46,5)